Residencia TrueQué fue fundada en el año 2016 por Stephano Espinoza y Gabriela Espinosa y es un espacio dedicado a la convivencia, la creatividad y el intercambio entre personas que se dedican a las artes, con énfasis en la interdisciplinariedad, la generación de redes y la discusión crítica. Funciona a través de convocatorias anuales dirigidas a artistas locales e internacionales, y se desarrolla principalmente en la comunidad costera de Ayampe, en la provincia de Manabí, Ecuador. Su convocatoria 2020 está actualmente abierta hasta el 15 de diciembre de 2019. 

La edición del próximo año plantea abordar las nociones de trazo y transición, provenientes de los estudios estéticos y la filosofía del arte. Desde su creación hasta la actualidad TrueQué ha tratado diversos temas, tales como la inserción del arte en el tejido social y el espacio público, las memorias en torno a la despenalización de la homosexualidad en el Ecuador, las cartografías disidentes, los procesos culturales de la identidad, las fricciones entre arte y ecologismo, las derivas políticas de la creación artística, entre otros.

Como curadora de la residencia del año pasado compartí varias inquietudes con Olga López, curadora de la quinta edición de TrueQué, en esta conversación se amplían algunas ideas sobre el concepto de la futura residencia. 

 

P: Llevar la práctica curatorial al terreno de las residencias artísticas implica conceptualizar de antemano el espacio de intercambio entre los y las participantes. ¿Cuáles son los contenidos curatoriales que vas a desarrollar en la residencia?

R: Los contenidos curatoriales para la Residencia Trueque 2020 buscan pensar dos conceptos: trazos y transiciones. Ahora bien, el fin es teorizar sobre estos dos tópicos a partir de la teoría, pero con el fin de que sirvan a los artistas para alcanzar propuestas desde las distintas artes. Algunas preguntas nos convocan: ¿es similar el trazo y la línea? ¿por qué hay un tipo de arte y de literatura que termina por difuminar las formas humanas y se dedica sólo a pensar líneas abstractas? ¿Cómo sacar a la línea de la geometría para que se aproxime al trazo? ¿es que acaso nuestro cuerpo y en él nuestro cerebro es un compuesto de trazos tanto en el orden externo como en el interno? ¿Cómo este tipo de preguntas vinculan las artes y la filosofía? Estas preguntas y otras tienen como fin, no tanto hundir a los participantes de la residencia en una reflexión sólo teórica, sino más bien, propiciar elementos para que ellos trabajen las diversas materias expresivas del arte y materialicen los diversos trazos o las transiciones.

P:¿Cómo se conecta la propuesta curatorial con lo que está ocurriendo en el campo artístico a nivel nacional e internacional? 

R: Se conecta con ambos contextos en la medida en que parte de algo que es tendencia en la curaduría contemporánea y es el hecho de trabajar con problemas y poner en relación tiempos diversos. Ahora bien, en el caso de las transiciones buscamos pensar un síntoma muy actual, es decir, el hecho de vivir en una época que tiene como eje fundamental la inestabilidad. Esto implica el abandono de las viejas estabilidades e identidades a nivel laboral, sexual, energético, político o nacional. Por eso, el mundo de ahora vive en fases intermedias: transiciones laborales, energéticas, políticas, de género, o bien el cuestionamiento de segmentos duros como las identidades para, más bien, hacernos sentir en un entre, sin principio ni fin. Composiciones lábiles que continúan transformándose e impiden que seamos esto o aquello y más bien en proceso, en transición. Quizás estos temas se hayan tomado de manera aislada en procesos curatoriales a nivel mundial, pero un poco menos de manera conjunta, por lo cual esperamos que haya cierta novedad en nuestra propuesta.

 

P: ¿De qué forma los conceptos de trazos y transiciones contribuyen a pensar, desde lo artístico, las conflictividades sociales y políticas que nos atraviesan en la actualidad? 

R: Creo que pueden ayudar a pensar ampliamente la actividad convulsionada de América Latina. En principio podríamos pensar que la condición misma de lo humano es trazar: la tierra y su cuerpo, por lo cual hay una serie de estratos (geo-trazos) que se han sobrepuesto a lo largo de los siglos y con los cuales se nos hacen visibles los territorios y las luchas de las diversas especies (humanas y no humanas) por los espacios. Esta es otra manera de visibilizar que los combates se dan por la tierra y sobre los trazos que en ella predominan. Pero a la vez, las transiciones son muy pertinentes para pensar nuestra época, pues pareciera que América Latina se mueve hacia otras expresiones políticas al margen de los partidos o de líderes que conforman jerarquías. Habría quizás una transición hacia una nueva política, hacia nuevas organizaciones de lo colectivo o bien hacia nuevas maneras de vivir la calle. Tácticas del débil que tienen sus configuraciones inestables y que en ningún caso se coagulan en algo fijo.   

P: ¿Cuáles son tus líneas de investigación académica y tus intereses en el campo de la curaduría? 

R: En realidad yo soy una teórica que busca pensar las artes. De modo que mi trabajo filosófico y estético no sólo busca aproximaciones al arte producido, sino también a generar nuevas propuestas en y fuera del mundo académico. Ahora bien, en cuanto a la curaduría, he trabajado recientemente en dos procesos, una exposición sobre el animal en el arte y otra sobre las cosas de lo ordinario como materia del arte. Estos fueron trabajos de titulación en los que acompañé a los estudiantes Roger Pincay y Ericka Olivares quienes presentaron sus obras en Guayaquil, en el mes de noviembre. A parte de estas temáticas hay otras que forman parte de mis investigaciones teóricas: la vida urbana, la filosofía trágica, la filosofía contemporánea.      

P: A breves rasgos, ¿qué metodologías y actividades propones para la V Residencia TrueQué 2020? 

R: Propongo una primera aproximación a los conceptos convocados. Esto se hará con charlas y conversatorios, posteriormente se revisarán los portafolios de los participantes para rápidamente dedicarnos a la exploración de estos dos conceptos a partir de las diversas materias expresivas que les interesen a los participantes.

 

 


*La V Residencia TrueQué se llevará a cabo del 22 de febrero al 1 de marzo de 2020. La convocatoria está dirigida a artistas e investigadores sociales, y estará abierta hasta el 15 de diciembre de 2019. Más información en: http://www.trueque.work/convocatoria-2020.html Organizadorxs: Stephano Espinoza y Andrea Alejandro Freire

 

Licencia de Creative Commons

Mapa del sitio - Estamos en Facebook // Instagram // Vimeo //                      © Rengelismo