“Todo lo que he hecho durante mi vida ha sido desobedecer”
Edith Piaf

Delilirium candidum

Hago dibujitos en lo que la humanidad colapsa.

Nace y vive en ciudad de México (1987 ). Actualmente reside en el centro de la ciudad en un lugar llamado Casa Gomorra espacio cuir, transfeminista un espacio de encuentro y un lugar que llamo casa.

Dibujante autodidacta, hijx bastarda de la institución artística de la cual preferiría no perder tiempo en tan asqueroso asunto; así que, tras abandonar la pintura, su nombre legal y adentrarse en el feminismo, el Fanzine y el DIY local se vuelven el espacio de experimentación. Tras un rato, se harta de la escena y surgen las alianzas y colaboraciones, complicidades como por ejemplo:

Hysteria revista de sexualidad y genero, Graficas Pro-aborto Chile, Una archivA del diy, la Rage afiches feministas, Cuirpoetikas Guatemala, Anormal festival, Cyborgrrrls encuentro tecno-feminista etc. A participado en diferentes exposiciones en México, Argentina, Chile, Francia, Eslovenia, Italia y Suecia. Actualmente es la creadora y fundadora de Proyecto Jentaii una publicacion y un espacio ya sea virtual o fisico para la produccion de un comic a patir de la influencia del Hentai (comic de contenido pornográfico) pero hecho por autoras, autorxs sin una mirada patriarcal cis-hetero, hecha desde el llamado tercer mundo.

En su trabajo fluctúan diversas influencias como la ilustración de cuentos infantiles, la caricatura, el ero-guro, anime y manga; colectivos y autoras de mujeres en la vieja escena de comix underground del gringo, el Cyberpunk, lxs monstruos baratos del gore, bestiarios, alfabetos fantásticos, representaciones paganas y demás seres de ficción, en donde reflejar perversiones, filias, fantasías de desobediencia, mutaciones, biomaquinas sedientas de venganza y demás alimañas que tejen sus códigos para sobrevivir y contraatacar un presente distopico y hostil a cuerpos feminizados, y como paso necesario el abandonar ser humano.

“Delilirium candidum, opta por una estrategia casi de guerrilla, un posicionamiento que resume en ‘lo personal es político’. Como ella especifica,”mi única ‘regla’, o ética personal, es no representar, ni reproducir ninguna forma de opresión hacia cualquier cuerpo llenándolo de poesía de ’arte’. El punto de vista de Blanco parte del “empoderamiento de los cuerpos oprimidos, pero no en un escenario ideal, ni como ‘superhéroes’, sino desde los márgenes, desde lo enfermo; desde un ambiente hostil ligado a la desobediencia”.

Elisa Mccausland

+http://vein.es/mujeres-autoras-gamberras/

 

Apenas he usado las llamadas virtuales durante este tiempo. Tengo la suerte de no necesitarlo. Pero esta conversación fue a través de este medio unos pocos meses antes de que empiece la pandemia. Conocí a Delilirium en CDMX, cohabitamos el mismo espacio por un tiempo.
Lxs dos somos tímidxs.
La casa tiene muchos de sus dibujos y me gustaba detenerme a veces a mirarlos.
Me costó un poco decirle que quería entrevistarle.
En el año nuevo chino nos regaló a muchas personas un dibujo de una rata y un niñx que ahora está en mi habitación.
Le entrevisté poco después de irme de México. Tenía muchas preguntas y temas preparados, pero no hizo falta regresar a mis notas. Deli habla de corrido y en su narrativa enlaza sus experiencias, sus intereses, sus fascinaciones, y sus sueños del futuro en una sola historia.
Hago un par de preguntas vagas, de contexto. Y el resto es un recorrido como si hablara con un solo aliento.
Para iniciar: ¿De dónde viene tu trabajo? ¿En qué se inspira?

Contra la estructura del arte

D: Creo que tengo muchísimas influencias, pero me gusta mucho la pintura bizantina, el manga, el cómic, y el arte medieval porque es una época en la que la figura humana no es tan precisa, no está tan definida. Eso es lo que me gusta retomar del arte medieval. Por ejemplo, el dibujo de un delfín se parece más a una mezcla de perro con león. Desde la adolescencia me interesé muchísimo en el animé y el manga que empezaba a llegar acá a Ciudad de México en los noventas. Creo que es porque el espectro de historias y personajes es más amplio.
Empecé a dibujar así, haciendo el tipo de trabajo que hago desde hace como nueve años. Antes de eso, yo hacía pintura y litografía, pero luego lo dejé porque no tenía dinero para comprar materiales. Son muy caros. También me cansé de la idea de la academia de la pintura y de todas esas absurdas rivalidades que había de quién escala primero dentro de la escuela. Y pensé que si empezaba a unirme a hacer fanzine, no tendría que cumplir con esas tonterías. Pensaba que era una forma de visibilizar mi trabajo, o lo que quería decir, porque sentía que la estructura de la escuela y la estructura del arte era mucho más cerrada o que yo no tenía un lugar ahí, que no representaba el tipo de personas que quieren ahí por razones de clase o de raza. Entonces, dejé esas técnicas, y empecé a experimentar con mi dibujo y a retomar del animé, del arte medieval y del manga, cosas que yo había dejado por priorizar otro tipo de lenguaje o arte que creía que era más importante. Ahí empecé a hacer el trabajo que la mayoría conoce de mí.

inktoberdelifurry delilirium
Al feminismo me acerqué a partir de un taller que dirigía una amiga que se llamaba Liliana Marín. Y ella fue la que me acercó a todo esto de lo que llamaba arte feminista, y eso me sirvió para aclarar más mi trabajo. Desde el principio he dicho que mi trabajo es material pornográfico. Trabajo mucho estos temas, pero no lo hice totalmente consciente . Simplemente empezaron a surgir estas escenas y estos personajes, y creo que a partir de ahí empecé a darme cuenta de por dónde iba. Luego me encontré con la revista Hysteria (que es una revista de acá de la Ciudad de México que lleva Liz que es sobre visibilidad y sexualidades) y me invitaron a participar en una feria de fanzine, entonces pude entender más por qué hacía lo que hacía.

Venganza

Yo viví abuso sexual infantil. Recibí por un lado respuestas de gente que no me creía, o también de: “es que si a ti te hubiera pasado no serías como eres, o no harías lo que haces”. Porque yo no compartía la idea que tenía la gente de cómo es alguien que vivió abuso sexual. Por ejemplo, me decían: “No te debería llamar tanto la atención, deberías comportarte así”. Y yo quería de alguna manera demostrar que no es así. Yo no quería que la gente siguiera pensando que las personas que pasamos por eso se vuelvan víctimas temerosas en una situación de la que no pueden salir. Entonces yo creo que crear este tipo de personajes que son monstruosos, sexuales y violentos es una forma de protestar, de cambiar una y otra vez. Es un tema que no he dejado de tocar. Ahora, después de haber pasado por algunos procesos me interesan también las imágenes de lo no humano, de dejar la humanidad. Desde niña estoy profundamente decepcionada de la humanidad, y no me identifico con eso. Nunca me he identificado como humano. Es raro decirlo, pero no me identifico con algo que causa tantísimo dolor y de alguna manera todos mis personajes son una fuga hacia algo que yo quisiera ser.
Todos esos seres que creo son todas esas formas que yo quisiera tomar, las formas en las que quisiera tomar venganza. Mi trabajo habla mucho de la venganza, de la fantasía de venganza. Porque creo en ella. Cuando era niña, me gustaba imaginar que tenía las habilidades o poderes de mis personajes favoritos y que me podía vengar y matar a toda esa gente horrible, a violadores y eso. Pero sigo teniendo esa fantasía, sigo pensando en eso y mis personajes son representaciones de esa fantasía de venganza, de esa ficción porque sé que no puede suceder.
Es la constante de mi trabajo ahora, las fantasías de venganza, porque me interesa mucho esta idea de la autodefensa. Creo que hay un feminismo que piensa: “que nos proteja el estado” o “que nos proteja la policía”, pidiendo que nos defiendan a las mismas personas que nos matan. Entonces creo que la única solución es entrenarse. Yo llevo dos años entrenando Muay Thai porque creo que es la única forma efectiva que tenemos todas las cuerpas que no son entendidas como hombres cis de autodefensa. Y quiero llevar esto en mi trabajo, a mis comics, a mis ilustraciones. Pasar de las abstracciones del feminismo, como en la frase que se repite muchon “verga violadora a la licuadora”. Más bien quiero que mis imágenes sí sucedan, que una salga de esas ideas en las que el patriarcado nos puso de vulnerabilidad de lo que es ser mujer. Abandonar esa idea, esa categoría de que debes ser débil, vulnerable, tener esta idea de cuidados. Abandonar todas esas partes y volverse salvaje o lo que yo nombraba como devenir amazonas o devenir onna bugeisha que son las samuráis, las mujeres.
Creo que esa es la única salida, o más bien es la forma de ataque que tenemos – por lo menos para mi que vivo en México, que es un país súper violento con las mujeres, tenemos índices muy altos de feminicidios. Estoy llena de recuerdos de mi adolescencia horribles en la calle, de abuso y de acoso. Y todas podemos contar alguna anécdota de que te siguen en la noche o que te hayan tocado. Creo que esa furia que tenemos es justa. Estamos enojadas. Pero bueno ¿ahora qué hacemos con eso? Entonces quiero que mi trabajo las incite a entrenar, y abandonar ideas y categorías de mujer y debilidad o vulnerabilidad, inclusive de corporalidad. Abandonar esa idea de cuerpo femenino. Yo he estado notando el cambio en mi cuerpo porque he estado entrenado, y ahora no tiene las proporciones del ideal de feminidad. Y eso me gusta y quiero mostrarlo ahora en mi trabajo, estoy mostrando mujeres grandes o mujeres fuertes como las amazonas para incitar a que abandonemos esas categorías sin tener miedo. Da miedo y no es fácil, pero creo que tenemos que arriesgarnos ahora.

Si luchas Delilirium

Pornografía

La pornografía o la imagen pornográfica es otra constante en mi trabajo. A veces podría parecer que las personas que hacemos estas imágenes estamos pensando todo el tiempo en el cachondeo, pero yo ahora no estoy pensando en esas cosas. Más bien estoy alimentando mi imaginario. Los japoneses también hablan de eso, de que se necesita ejercitar la creatividad para la sexualidad.
Mi trabajo también tiene que ver con eso, y por eso también incluyo un poco de Eroguro, que es un movimiento cultural en Japón de los treintas en las que hay imágenes grotescas y de violencia. Muchas de estas son profundamente misóginas y machistas y, claro, la mayoría son producidas por hombres. Pero a mí me gusta apropiarme de eso, subvertirlo, y producir ese tipo de imágenes, pero crear también fantasías de venganza. Hace poco hice una que era una diosa que se parecía a Kali pero traía muchas armas, y en uno de sus brazos traía una bolsa llena de penes, y está aplastando a una figura que se parece a la representación del hombre, de dios como este hombre blanco de larga cabellera. Me gusta mandar esos mensajes y crear miedo, me gusta que los opresores y toda esa bola de violentadores tengan miedo.
Me interesa producir esas imágenes entre lo erótico y lo violento. Y siempre las personas que están sufriendo violencia en mis dibujos son hombres, hombres blancos.

Manga / Anime / Japón

C: Me parece muy interesante esa relación con las imágenes de la infancia del manga y del animé, que de alguna manera es también parte de nuestra cultura popular. ¿Cómo es tu intervención en esas imágenes y esas culturas?

D: Para mi empezó desde muy chica, creo que tenía siete años cuando empezó a haber anime y desde ahí ha sido una constante. Pero no puedo romantizar algo que está tan lejano geográficamente, una cultura que en sus trabajos se ve que es profundamente misógina, pro cultura-de-la-violación, pedófila. Entonces no quiero ser como estos otakus que romantizan Japón porque es una cultura que también tiene patriarcado. Entonces, ha sido una relación de investigar mucho y entender qué es lo que estoy viendo, qué es lo que estoy leyendo y por qué sigo haciéndolo, porque mucho de mi tiempo y de mi dinero se va en conseguir animé o manga.

Shibari DeliliriumEs un momento muy chistoso en el que se está viendo a esa generación de personas que crecimos frente a la televisión viendo Sailor Moon o viendo Ranma y medio y leyendo los primeros mangas que venían. Esta generación dibuja e ilustra con una influencia muy fuerte de todo esto. Pero la intención no es repetirlo, o imitarlo. No es dibujar cuerpos super alargados y ojos grandísimos. Creo que lo que está pasando es que las chicas, como por ejemplo las chicas de Jentaii, están creando su propio estilo que uno lo ve y dice “si veo que tiene influencia de esto”.
[El proyecto Jentaiii es una revista de manga de obras realizadas por mujeres y personas no-binarias dirigido por Delilirium Candidum y Liz Misterio, pues ellas también crecieron con eso.]

Narrativas monstruosas

C: De eso también me quedó la curiosidad. He visto que tienes mangas y cómics en los que la narrativa es más obvia, pero en tus dibujos siempre hay una narrativa. Cómo relacionas tus dibujos a una narrativa que aparece pero que desborda los propios dibujos. 

D: Varias personas me han mencionado eso, que siempre en mis dibujos hay mucho movimiento o una historia, no solo en lo que hago en cómic o en fanzine. Me tardo mucho produciendo una imagen porque no quiero que solo sea un personaje parado viéndose bonito, que es más parte del diseño y la ilustración. Creo que hay algo que he hecho que es no estar en ninguna categoría, ni de ilustradora ni artista ni nada de eso. No me gusta que el lenguaje o la creatividad se cierre a las formas del dibujo o a las formas de la ilustración. Entonces sí es intencional que en las imágenes haya una narrativa. Pienso muy bien que voy a hacer antes, qué tipo de personaje va a ser, y qué tipo de historia va a tener. También me interesa mucho que en los rostros de los personajes se vean los ademanes que tienen.
Y creo que, a mí, dentro de todo esto del manga y el animé, me gusta mucho el cyberpunk que también es un movimiento en Japón que parte de la idea de un post apocalipsis  tecnológico en el que todo salió mal y fracasamos como humanidad. Es una distopía. Y me gusta mucho este tipo de estéticas y creo que mi trabajo intenta recordar al biopunk que es como estos escenarios también de tecnología y ciencia, pero biológica. O tiene que ver con las plantas, con seres y elementos orgánicos. Mis personajes y escenas intentan evocar cosas como las plantas, la flora y la fauna no en un plano idealizado sino también de venganza destructiva: vienen a destruirnos y a acabar con toda la idea de humanidad. Me gusta que las criaturas tengan eso y que las narrativas se vean monstruosas y potentes.
Otra cosa que pienso es que la evolución está sobrevalorada. Detesto esa palabra y la idea de razón y de evolución. Creo que hay criaturas o seres ultrahermosos y poderosos como insectos que no han evolucionado nunca y se adaptan perfectamente al entorno al que están. Y de hecho creo que es más divertido tener brazos con picos o alas que ser humano. Entonces me gustan este tipo de criaturas, o seres antiguos o dinosaurios, o el tipo de vegetación que había en esa época.

En mis narrativas está esa idea de la naturaleza como algo mortal y que viene a devorar la humanidad. Una planta podría matarte. Pienso que mis dibujos tienen como toques kawai o tiernos, siguen siendo tiernas las criaturitas aunque también sean monstruosas y den miedo. Quiero que mi trabajo de miedo. Esa es una de las cosas que me gusta, estos cruces de “es bonito, se ve tierno; pero a la vez es grotesco me dan miedo”.

Proyecto Jentaii

Proyecto Jentaii

C: Cuéntame sobre el proyecto Jentaii.

D: Hentai significa pervertidx y la letra es usada para clasificar el material pornográfico. Como nosotrxs no somos japoneses, cuando hablamos de hentai, nos referimos al manga y al animé con contenido sexual explícito.
Jentaii, con J, usamos en el proyecto como una manera de dejar como firma la manera en que lo pronunciamos. De este lado del mundo hacemos hentai con jota, Jentaii.
Yo tenía esa fantasía hace mucho tiempo de hacer una publicación de Hentai hecho por chicas, o personas trans, o sea todo menos hombres cis. Vi en redes de que una de las chicas que luego participó en el proyecto, decía: “Ya por favor ármanse una fanfic de Bulma y 18”, y yo dije “sí es cierto”. Pensé en la idea y dije bueno la voy a publicar y voy a buscar con quienes, y empecé a pensar y hacerla más grande. Luego pensé, no mejor vamos a hacer una revista de manga y que sean solo chicas. Y empezó a ser más y más y entonces llamé a Liz Misterio como: “Ay Liz ayúdame”. Porque yo no tengo las habilidades que Liz tiene para gestionar un proyecto. Entonces, empezamos juntas a formar Jentaii y luego invité a las demás chicas que conozco de la escena del fanzine. Creí que era una combinación poderosa porque todas son super diferentes en sus estilos y en las historias. Creo que todas tenían algo que aportar para la revista. Quería que se viera la variedad de estilos que hay y de chicas que están trabajando. Ahorita nada más son cuatro  pero la idea de Jentaii es que se abra para que más personas trans o no binarias manden sus trabajos después  irlas buscando y conectando.
También Jentaii ahora se ha vuelto una forma de querer conectar a más personas.
Todas estas narrativas de Hentai en su mayoría son hechas por hombres, de hecho si eres mujer y haces Hentai en Japón tienes que dar un pseudónimo y jamás dar la cara porque puede que tu vida sea arruinada para siempre. La cultura machista de japón que es super misógina, todas las historias tienen que ver con la cultura de la violación, ninguna de las relaciones ahí es consensuada, y la mayoría son con violencia. Y eso es lo que hemos visto nosotras como consumidoras de hentai, porque seguimos consumiendo y a mí me gusta – or un lado es parte de la cultura de la violación, pedofilia, sumisión, pero también está este otro lado que es por lo que la vemos. Por ejemplo, a mi me encantan los imaginarios monstruosos del hentai, los seres de tentáculos. Los monstruos.
Todos estos imaginarios monstruosos y de la ficción del animé o en el manga están por fuera de las posibilidades de lo que ocurre en la pornografía con personas que son figuras humanas. Por ejemplo el “futanari”, que es una forma de nombrar a las personas trans, aparece en el hentai representado por personajes femeninos que de la nada tienen un pene gigante o tienen una forma fálica.
Esas ideas son las que me gustan mucho. Y pues hay que ser realistas, nos gusta el Hentai, nos gusta consumir Hentai, estoy consciente de que es misógino y estas cosas. Pero y ahora ¿qué haces? Es como la misma discusión del porno de: “bueno que se elimine” que es la postura abolo. Pero para mi no es la solución. Para mí eso está apelando a una moral. Yo, como persona que vivió abuso sexual, no veo que esa sea la respuesta. Y no creo que esas sean las cosas, porque los violadores están en las casas.

La respuesta está en nosotrxs

Creo que la respuesta es que nosotras hagamos nuestras producciones, que nosotras tomemos nuestros espacios y que irrumpamos también. Y es lo que quería con lo de Jentaii, irrumpir en la escena que hay de Hentai de los otakus en México que igual es super machista. Quería subvertir todas estas cosas que vemos en el Hentai y reapropiarnos de esas narrativas. A partir de ahí entramos en un proceso súper largo de hacer las historias porque quería que las historias que estuvieran en Jentaii fueran largas. En muchas colaboraciones de fanzine y de cómic en la ciudad las historias son muy cortitas, te tocan una o dos páginas. Yo quería que las chicas hicieran historias largas que hicieran una narrativa que se pudiera alargar.

agradecimiento_jentaiiTuvimos que entrar a kickstarter porque no podíamos pagar la publicación, y yo quería que fuera una publicación chida. Tuvimos muchas patrocinadoras, o como quisimos llamarlas, sugar mammas. Tenemos muchas cosas que todavía pagar, pero yo quisiera que fuera una fuente económica para nosotras porque creo que nos lo merecemos. Porque creo que hemos trabajado muy duro y porque creo que los espacios del arte son chiquitos y si eres feminista todo se vuelve más chiquito. Creo que a veces lo único que nos queda para sobrevivir desde el tercer mundo es hacer colectividad y alianzas. Para poder sobrevivir y no abandonar esto: “el dibujo no me deja, el cómic no me deja, mejor me voy a hacer un trabajo de mierda”. Yo quiero que las chicas realmente sigan dibujando y trabajando y podamos conocer a más personas e invitar a más chicas a trabajar. Estaría muy bueno que luego hubiera personas trans, pero también ahora es importante estar conectando más porque la neta siendo otaku feminista yo no conozco otra otaku feminista o gente así. Pero resulta que sí hay muchas, ahorita estoy viendo. Entonces conocernos estaría bueno poder hacer una comunidad.
C: Bueno, también espero que la entrevista te conecte con más gente de otros lugares. Tu plan ahora es seguir con este proyecto. Poder hacer nuevas publicaciones y expandir las redes.
D: Sí, ahorita es como seguir con ese proyecto y que tenga continuidad, y me gustaría que pudiera haber una publicación cada cuatro o seis meses porque no es fácil. La verdad publicar es caro y ahorita lo primero es mover el primer número. Es lo que quiero que tenga una continuidad y que tenga tanto tiempo y empezar a irrumpir los espacios y que las chicas vayan abriéndose más y hablando. Mi plan de trabajo es poder sobrevivir con esto, porque no se hacer otra cosa, entonces es lo único que creo que me emociona constantemente. No he dejado de dibujar nunca.

Instagram: @delilirium_candidum

delifiera1

Licencia de Creative Commons

Mapa del sitio - Estamos en Facebook // Instagram // Vimeo //                      © Rengelismo