La revolución de las dating apps (aplicaciones para tener encuentros) ha cambiado la manera en que nos relacionamos con otras personas. Los algoritmos matemáticos permiten conocer gente por una red virtual para luego decidir si nos atraen o no. Cuando la atracción es mutua hay un match. Grindr es la principal herramienta de este tipo para la comunidad de hombres gay, bisexuales, curiosos o queer. En esta aplicación se pueden obtener encuentros casuales, citas, formar amistades o incluso una relación.

Cuando navegaba por la aplicación me encontré con personas diversas, que viven sin prejuicios, que no encasillan lo femenino como algo malo, y que exploran y expresan esa sensibilidad que las prácticas machistas tratan de minimizar. Pero también vi una gran cantidad de usuarios que de buenas a primeras tenían mensajes discriminatorios en su perfil para especificar que buscan hombres varoniles y machos, no afeminados ni locas.

Entonces decidí retratar a cinco chicos que usan Grindr pero que salen del estereotipo buscado en la aplicación para mostrar sus sensibilidades y conocer un poco de sus vidas. Estos retratos contrastan con algunos screenshots que tomé de los mensajes discriminatorios que se pueden encontrar en los perfiles de otras personas, individuos que estado en una situación de exclusión, siguen excluyendo por su cuenta.

Les escribí a muchos de los que ponían explícitamente que buscaban solamente hombres varoniles para contarles del proyecto, algunos me bloquearon. Otros simplemente dejaron de responderme, pero unos pocos se interesaron y revelaron por qué tenían esta preferencia: resulta que no era más que un acuerdo social. Tenían estos comentarios en sus perfiles, sin estar necesariamente de acuerdo, pero sabían que es más fácil y mejor visto adoptar la postura de la mayoría.

Aunque en la aplicación haya gente muy diversa, de distintas edades, etnias, clases sociales y géneros, también se ha establecido una norma sobre lo que es atractivo. ¿Serán solamente gustos personales o podemos darnos el tiempo de analizar nuestros estándares de belleza?

 

Si quieres seguir viendo el trabajo de Guillermo haz clic aquí. 

Licencia de Creative Commons

Mapa del sitio - Estamos en Facebook // Instagram // Vimeo //                      © Rengelismo