Espacio Fantasmagórico  es la más reciente exhibición de David Cevallos. En ella, él indaga su ya conocida producción basada en el ritual – una producción a la que, en algunos casos, se refiere como “ejercicios de paciencia”. En esta exhibición, Cevallos pone en relieve acciones como archivar, ordenar, doblar, y repetir – sobre todo repetir –  gestos que, en su mayoría, traduce a objetos, pero que vienen de un impulso performático y ritual. Ante un mundo del arte que exige cada vez más la inmediatez, la exclamación, la rapidez intelectual y la innovación como unidad de valoración, el ritual que Cevallos propone es de carácter meditativo, introspectivo e iterativo. Estos son, sin duda, objetos preciosistas que asombran, pero que paradójicamente no encuentran su valor en ser únicos, sino más bien en su capacidad generativa: una forma inicial marca la pauta para la siguiente, esta a la que continúa y así sucesivamente.

 

Torre “Reina de Corazones”. Parte de Coprolitos. Figura de papel maché hecha con papel y cuaderno antiguo. 2019. Crédito: David Cevallos

 

El lenguaje ritual que utiliza Cevallos le permite ordenar el espacio y el tiempo de su cotidianidad, cultivar el hábito y generar en él una experiencia transformativa. El ritual existe como performatividad, no es posible pensarlo sin una corporalidad, sin un estar en el mundo. Para estar en el mundo, Cevallos se auto-impone ciertos parámetros que van desde ordenar de menor a mayor tamaño una colección de objetos en desuso, a crear un objeto “sin maldad alguna”[i]. Hace un tiempo atrás, ya lo vimos proponer un hábito de trabajo de ocho horas diarias de lunes a viernes, y también plantear sus “performances útiles” donde cultiva un hábito doméstico por la limpieza y el orden. De estos límites y la reiteración del gesto es que nacen series como “Malevich’s coffin”, que consiste de 111 pequeñas esculturas de papel doblado y “Coprolitos”, que incluye 32 objetos de papel maché. Estos parámetros que marcan su gesto se los debe entender como delimitaciones que le permiten formar un esquema de continuidad y orientación en su diario vivir. 

Como es usual en la práctica ritual; la corporalidad, el orden, y la repetición permiten una experiencia transformativa donde uno llega a percibirse con cierta distancia, y experimentar la distinción entre uno como individuo, el otro y la colectividad. Me animo a pensar entonces que los objetos que posteriormente Cevallos exhibe vienen cargados de este entendimiento.

 

Malevich’s Coffin. Figuras de papel antiguo. 1912-2018 Crédito: David Cevallos

 

Si bien los objetos exhibidos son consecuencia y se derivan del ritual (y no al revés), no es menos cierto que estos objetos, una vez creados, son los que permiten la continuidad del mismo ritual. Se vuelve vital que la forma de los objetos permita que el ritual se vuelva a dar. Las formas que propone Cevallos son secuenciales y generativas, que se encadenan la una con la otra y tienen la capacidad de engendrar otras formas de tal manera que no podemos ver un objeto sin remitirnos al contiguo, al que lo acompaña o al conjunto total. Cevallos parte de la unicidad para generar una colectividad; “de lo simple se hace lo complejo”, lo constata. A partir de aquí es que muchas veces él se permite dejar de lado el papel de creador-artesano para performar el de coleccionista y archivador, imbuyendo a una serie de objetos encontrados los mismos gestos rituales característicos de sus objetos modelados. Estos objetos encontrados son puestos en conjuntos por sus similitudes formales y en algunos casos, como ocurre en “Guardar es cariño”, son colocados en orden de tamaño. La organización de menor a mayor tamaño no es más que aquel ímpetu por crear una complejidad a través de la secuencialidad. En estas secuencias que Cevallos propone, siempre se puede imaginar un objeto adicional, siempre puede haber un objeto más pequeño o un objeto más grande, siempre puede existir un elemento más dentro de estas sucesiones. 

El proceso ritual referido por Cevallos es el de anudar, encadenar y generar: acciones combinatorias que están muy próximas a la traducción. Al traducir los rituales a objetos de exhibición, Cevallos busca un encuentro con un mundo exterior, busca en el contexto de la exhibición de arte inclinarse hacia el espectador. Sin embargo, cuando lo hace, Cevallos no recrea una traducción directa, no ejecuta meras ilustraciones o extensiones de su ritual, más bien – a través de estrategias generativas ya referidas anteriormente – busca espacios que él ha descrito como fantasmagóricos. Esto implica que hay cierto sentido espectral en cada uno de los objetos exhibidos y en las tres salas creadas para la exhibición. Existe un ‘algo’ no presente físicamente. Ese algo es un componente intraducible y opaco que genera un campo abierto de preguntas alrededor de, por ejemplo, el origen histórico de los materiales, la finitud – o no de los diferentes conjuntos de objetos, la disposición aparentemente aleatoria de ciertos collages, de la instalación que día a día cambia de orden, o de ciertos círculos negros pintados que parecen portales en el espacio. Lo que logra con este campo abierto es un espacio que involucra al espectador como un otro diferente, con sus propias incertidumbres y sospechas.

 

Bath Pearl. 8.5 x 8 x 4 cm. Celuloide, esponja, glicerina. Años 90. Hecho en Australia. Parte de la serie Guardar es cariño. Crédito: David Cevallos

 

Espacio Fantasmagórico se confunde con la vida misma de Cevallos, pero también, al inclinarse hacia el espectador, tiene la potencia de implicarlo. Los objetos aquí exhibidos son un punto de encuentro entre el ritual de Cevallos y la vida del espectador. No me sorprende entonces, constatar que durante algunos días Cevallos vivió y durmió en la propia galería, continuando con su ritual, recibiendo a los espectadores y reconfigurando día a día el espacio.

 


[i] Después de que Cevallos viera videos de extrema violencia en Internet se propuso crear objetos que estén del lado bondadoso de una línea donde el bien y el mal serían sus extremos. Los describe como objetos sin maldad alguna.
* Imagen de portada: Guardar es cariño. Objetos antiguos puestos en orden de estatura. Año indeterminado. Crédito: Jamie Pazmiño
* La muestra Espacio Fantasmagórico del artista David Cevallos se realizó en Arte Actual Flacso (Quito, Ecuador) del 11 de diciembre de 2018 al 22 de febrero de 2019.
Licencia de Creative Commons

Mapa del sitio - Estamos en Facebook // Instagram // Vimeo //                      © Rengelismo