— Klau es una investigadora – biohacker – transhackfeminista que en sus distintos proyectos, como AnarchaGLAM, GynePUNK y El Gabinete de la Dra Kalgari (proyecto co-creado con Misfita Terata que finalizó este año), realiza investigación autónoma sobre la historia de la anatomía, ginecología, obstetricia y proctología, para re-escribirla por medio de biolabs experimentales nómades, descolonización corporal, narrativas performativas viscerales y autoexploración.

A Klau Chinche le conocí primero por su nombre. Hace algún tiempo una amiga cercana me regala un libro que había editado: Devenir planta-bruja-máquina. El libro incluye varios proyectos transhackfeministas en una hermosa publicación de letras blancas sobre fondo negro. Klau y sus proyectos aparecen en el libro y me capturan inmediatamente. Empiezo a seguir su pista on-line, y me encuentro con un gran archivo de sus investigaciones y proyectos, conectados por una red de hyperlinks que me hacen saltar de plataformas: Hackteria, Pinterest, We Rise Up, Tumblr.  Poco a poco me siento yo también como investigadora, click en cada link, y la fila de ventanas que se acumulan en mi explorador. Siguiendo la pista termino descargándome fanzines, guías, diagramas, instrucciones, documentos históricos, e imágenes ilustrativas. Mi computadora alberga ahora este archivo en una carpeta en el escritorio, que está lista para que yo también pueda atar cabos, encontrar relaciones, y encontrar maneras de imaginar otra manera de sentir mi cuerpo en relación a la medicina. Klau expone en ese archivo la historia asesina de la anatomía, la colonización corporal, y la manera en que esa violencia se sigue reproduciendo en las categorías y los nombres de las partes del cuerpo. 
Un tiempo después, en enero del 2020, coincido con Klau en Ciudad de México. Hace algún tiempo ella dejó de vivir en Europa, y está a punto de viajar a Chile por primera vez en mucho tiempo. En CDMX conversamos. 

Empiezo por preguntarle sobre lo que guía a sus proyectos. —

Klau:

Los principales proyectos que alimento, agito y desarrollo en este momento, están directamente relacionados a la cuerpa, a lo visceral desde una perspectiva transhackfeminista.

Sobre todo la autoexploración y el autocoñocimiento como herramientas de autodefensa, de alguna manera una respuesta personal a diferentes situaciones violentas e inquisitivas en la medicina normativa experienciadas en mis carnes.

Y bueno, también esto partió de la curiosidad, de querer entender mi eyaculación, la que llaman “femenina”, aunque realmente la eyaculación no tiene género. Es decir tenía que ver con mirarse, tocarse, sentirse y reconocerse a una misma, amplificar sentidos, tenía que ver sobre todo con el placer orgásmico.

Entonces me metí a leer todo lo que fui encontrando online sobre la historia ginecológica, y en ese mapear la cuerpa fueron aparecieron un montón de nombres de hombrecitos en mi anatomía: Skene, Bartolino, Falopio… Y de repente quede perpleja: “¿Qué es esto?” Yo pensaba que esas denominaciones etimológicamente podrían significar realmente “algo” a nivel anatómico, como endo/dentro y ecto/fuera, no se. Pero te das cuenta que no, que es solamente un acto patriarcal de colonización corporal donde un tipo marca con SU dedo y pone SU nombre, o sea clava una “banderita con SU cara”. Esto fue MUY chocante para mí.

Gracias a este desagradable conocimiento, desde el 2013, me sumergí de manera autónoma (e irreversible) en una investigación sobre la historia de la ginecología.

 

Por otra parte, otro proyecto que desarrollo activamente desde 2014, mas bien que agito y estimulo, es el laboratorio gynePUNK, que se ha vuelto mi actividad de base, una motivación vital. Escribí el que llaman “manifiesto” gynepunk (nunca tuve la intención de que se llamara manifiesto) a mediados del 2014 luego de una experiencia de violencia ginecológica que experimenté cuando vivía en karcelona, catalunya, reino de espein. Un ginecologO empezó a llenarme con preguntas prejuiciosas, a cuestionarme TODO desde SU moral de mierda, y todo con las piernas abiertas mientras me hacía un Papanicolaou (que también es el apellido de un señor).

Me dijo cosas tipo: “cuéntame de tu pareja” y yo “no tengo pareja, tengo amantes” y ya desde ahí me miro y trato fatal. Continuó “bueno, pero esos chicos” y le contesté “no son chicos”, a lo que con un sobresalto y con rictus facial me responde , “ah! eres lesbiana!” y yo “si y que?”…. “mmm, pero eres chilena, sabias que las latinoamericanas son más propensas a tener infecciones que las europeas” , y yo me quede plop! no supe como responderle al desgraciado! (no tenia las herramientas que tengo ahora) y pa colmo después me dijo: “tu tienes pinta de okupa, squater”, y yo si bien me movía y frecuentaba en la escena okupi de la época, yo me encontraba en otra situación (de hecho fue dentro de la única vez en los 13 años que viví en españa que tuve contrato..solo x 8 meses) de hecho fue mi mejor momento de estabilidad económica jajajajaja. Entonces le respondí: “no, estoy alquilando”, y a el le dio lo mismo, como si no me hubiera escuchado continuo su mierdero “¡ es qué son muy sucias y la gente ahí no cuida el higiene! .. blablalba”. Yo salí de ahí sin entender realmente que había pasado ¿qué acaba de suceder? Y pensé que tenia que haberle pateado la cara así en la posición en la que estaba! Y bueno, ahí fue la primera vez que tomé un espéculo y me empecé a mirar a mi misma, empecé a decidir, a buscar soluciones a mis problemas, en vez de ir al pinche doctor!! Por esto y por otras experiencias pasadas que estaba recién reconectando a mi historia corporal, todo lo que he venido haciendo tiene que ver con la agencia de mis fluidos, de mi anatomía, de mis prácticas, de la sanación, del entendimiento de las reacciones que genera la cuerpa cuando pasan cosas violentas, desconcertantes y/o placenteras, desde una infección hasta el orgasmo, incluso hasta entender la propia anatomía y qué significa, porque es anatoMIA y no anatoSUYA!!

— Le escucho a Klau y pienso lo poco que sé sobre esta historia, y que siempre he dado por sentado que estos nombres tienen algún sentido científico, y que de alguna manera este sentido está muy alejado de cómo me relaciono con mi propio cuerpo. El gesto de estos hombres es increíblemente violento: colonizan el cuerpo nombrándolo después de cortarlo, de diseccionarlo, y clasificar los tejidos. Pienso en los cortes y las cicatrices y le digo a Klau que recuerdo que me habló de un performance en el que se corta la lengua para hacerla bífida y le pregunto sobre esa violencia de quién puede cortar o no nuestrxs cuerpos, y sobre la agencia de ser unx la que corta. —

Klau:

Para el conocimiento médico general es indispensable el estudio anatómico. Esta disciplina, la anatomía humana es un estudio taxidérmico de quién cortaba y diseccionaba cuerpos, generalmente hombres, porque en la época de mayor auge alrededor del siglo XIV, a las mujeres les estaba prohibido practicar estas “artes”, y en su mayoría entraban al teatro anatómico en calidad de “objeto de estudio”, es decir “carne de corte” en la carnicería médica. Por ejemplo, el tratado de Vesalius, “De humani corporis fabrica”, fue fundamental, un tratado que pretende entender de dónde viene la vida, que la mueve, como el mismo titulo indica, el cuerpo humano como “fabrica” (lenguaje capitalista y productivista). Ahí se desarrolla toda una obsesión con el útero, o de cómo en ese órgano se genera la vida más allá de la inmaculada concepción! Algo “desconocido”, que está totalmente arraigado en lo físico. Cuando las escuelas de anatomía comienzan a aparecer como hongos en europa, a los teatros anatómicos les faltaba “materia prima” para tanta demanda, los que usaban eran “cuerpos periféricos”, condenades a muerte o gente que moría sin ser reclamada, gente de la calle. Entonces como necesitaban más cuerpos estos anatomistas comienza el trafico de cuerpxs, mandar a matar, fueron 10 oscuros años conocidos como Anatomy Murders (los asesinatos de la anatomía), una época súper cruenta y sangrienta, en donde también se robaban cadáveres antes de ser velados, de las tumbas, una verdadera locura. Hay muchísimas historias de cómo la corporalidad después de la muerte se convierte en un “bien de consumo” y lo que significa, como quién se adueña de eso para generar algún tipo de ciencia o estudio, un producto. Entonces es ese tema de cortar, como tu dices, todos esos hombres cortaban la “materia prima” y luego “descubrían” y ponían sus nombres en esos descubrimiento. Por ejemplo las glándulas de Bartolino (glándulas lubricantes), o las trompas de Falopio (tubas uterinas) , son los apellidos de estos anatomistas, que no eran médicos en si, eran personas que decidían y que mandaban a matar mujeres seguramente. Al menos así lo hacían la mayoría de anatomistas de la época, como los “padres” de la obstetricia quienes diseccionaron una gran cantidad de mujeres embarazadas, en diferentes estados de gestación hasta el noveno mes, siendo que ese perfil de cadáver era muy difícil de encontrar. Es decir que la mayor parte de este conocimiento obstétrico está generado de esa manera, diseccionando cuerpas asesinadas, macabros objetos de estudio.
El estudio ginecológico también parte de ahí y de toda una historia de cruenta violencia y asesinatos que es muy bestia.

Y sobre el corte ¿quién decide que cuerpo cortar? ¿quién lo corta? ¿qué corta?, así deciden lxs cirujanxs cuando van a operar. En este sentido en el auge de la cirugía ob/gyn al rededor de la mitad del siglo XVII en el primer hospital de mujeres de todo América, en donde se formó Skene, el hospital creado por el viviseccionador llamado “padre” de la ginecología moderna quien fundo su conocimiento experimentando sin anestesia en mujeres esclavas negras. Esta práctica fue la base de la que fundó el hospital, una época en donde toda una generación de cirujanos estaba aprendiendo a cortar con su bisturí y era como: “¿Histeria? ¡Clítoris fuera! ¡Ovarios fuera!”. O sea, todo era así. Les recomiendo para enterarse de todos los retorcidos detalles de lo que sucedía en ese hospital el libro de Deborah Kuhn “From Midwives to Medicine” investigación basada en los anales y archivos del hospital, lo que se cuenta en ese libro es espeluznante.
En el fondo es muy terrible como se decide la mutilación o intervención, los doctores son los que se atribuyen el poder de decidir o no una práctica invasiva como el corte de tu cuerpo, de quitarte cosas porque ya “no lo vas a usar”. Por ejemplo “no vas a tener hijos, ah pues te extirpamos el útero porque no lo vas a usar” ¿? como si no fuese necesario, te vacían sin mas, no porque sea algo que compromete tu salud y que realmente lo amerita. Estos cortes con como trazar fronteras en nuestro territorio corporal.

Respondiendo al tema del corte de la lengua, un acto completamente opuesto a lo que hablábamos, fue una modificación corporal consciente, un ritual de agenciamiento del dolor, sobrepasar limites sensoriales y atravesar una sensación intensísima y volverla experiencia como parte de una performance colectiva.

Microscopio de Klau Chinche

Yo he hecho perfos postporno pasando por el mamarrachismo hasta cabaret frakshow, y en ellas muchas veces utilizo mi sangre, perforo y corto mi piel, sangro de diferentes maneras e intensidades, como una forma de habitar el dolor como algo mío. Creo que el dolor es una sensación a la que se tiene mucho miedo, hay mucha resistencia a él. No digo que todo el mundo tenga que hacer lo que hago, pero seria interesante poder atravesarlo sin temor, poder decidir y entender todas tus sensaciones, crear una ritualidad en tus carnes, en la sensibilidad de tu piel, y ser consciente de lo delicadas y resilientes que somos y de la transformación que surge con esos cortes, cicatrices y huellas, pero claro es algo personal, al menos así lo siento y practico yo. Ahora, en la acción del corte de la lengua en específico, derivó de una perfo que estábamos conjurando junto a maria perkances (como transmutaciones porniricas feat corazón de robota y kari death proyect) en respuesta a la censura de la propuesta que hacíamos en un festival de performance en la ciudad de mexico. Entonces en vez de no participar presentamos una acción en donde acabamos las 2 cortándonos la lengua en directo (quien ejecuto fue kari), porque “a pesar de la censura seguiremos siendo deslenguadas y bífidas, no nos callaremos” ese era como el motto, cortar pa ser peores y desactivar con denuncia activa la censura.

— La mención de la lengua, y ese gesto poético de pensar en la lengua bífida. Klau corta su lengua, y corta también la lengua que nombra violentamente el cuerpo. En su proyecto AnarchaGLAM, el acto de re-nombrar, la apropiación del lenguaje científico y el juego de palabras que resulta de eso abre otra relación con el cuerpo que no sea basado en esa autoridad científica violenta. El proyecto de AnarchaGLAM consiste de una investigación de la historia de la anatomía, re-nombrar dos glándulas que fueron nombradas con los nombres de anatomistas que tenías prácticas violentas. Cómo dice en la página web:
Glándula de ANARCHA = A la eyaculadora ó parauretral
Glándulas de LUCY & BETSY = A las lubricantes o vestibulares mayores
Le pregunto entonces otra vez sobre la lengua, sobre lo que hace ese lenguaje violento. —

Klau:

La propuesta de renombrar mis vísceras, surge cuando llegue a conocer sobre la historia de las esclavas Anarcha, Lucy & Betsy, a traves de textos de petra kuppers y de bettina judd, de la época en que el padre de la ginecología moderna, un misógino racista, se estaba formando, experimentando en ellas SIN anestesia durante 5 años!! imagina que agonía! cuando no había ni herramientas. Y solo por eso, por las practicas de este “ilustre hombre” sabemos sus nombres, porque él escribió la historia, escribió su auto-biografía, y ahí es donde les nombra, el les pone el nombre, porque a ellas les estaba prohibido escribir por ser esclavas. Y estos son los únicos 3 nombres que sabemos de al menos 17 mujeres con las que experimentó. Porque sus historias me dejaron en shock, me repugnó una vez mas la ignorancia histórica que llevamos encima, de como se asumen lenguajes sin cuestionar o entender de donde proviene su construcción. Porque me parecía absurdo e insultante mantener este silencio y sobre todo mantener el imaginario del opresor, validarlo, reafirmarlo. De aquí nace la propuesta de renombrar las glándulas, y si bien esos 3 nombres con certeza ni siquiera eran sus nombres de origen, debían ser los nombres con los que sus “amos” les nombraron, nunca lo sabremos, pero la idea era aportar a visibilizar estos acontecimientos, de interiorizar la historia de estas cuerpas que sufrieron tanto para que otros se vanagloriaran y fundaran desde la tortura, la misoginia, el racismo y colonialismo brutal una practica médica que aun se nutre de este legado. Porque como dice Adrienne Rich una poeta feminista “En un mundo donde el lenguaje y el nombrar las cosas son poder… el silencio es opresión y violencia.” Y en este sentido pienso en Galeano en Las venas abiertas de América, que el racismo produce amnesia, no se puede invisibilizar o ignorar, porque, parafraseándolo, seria realizar un genocidio cultural, una memoria corporal cercenada, mutilada. Visibilizar e invocar a la memoria es minar el discurso logocéntrico, patriarcal, masculino, territorializado, es crear genealogías radicales.

La historia oficial está escrita por quién tiene el poder. De hecho es muy fuerte esa agencia de la historia de quien la escribe. Por ejemplo, uno de los primeros libros que se imprimió fue la biblia!!, en el fondo libros de adoctrinamiento religioso. Y otro de los primeros de la camada fue el Malleus Maleficarum el libro que mencione antes y que escribieron 2 hombrecitos inquisidores pa poder perseguir a las mujeres, sentenciarlas y condenarlas como brujas. Para mí es como WOW. Para mí la imprenta en sí, en sus inicios fue el arma del poder pa adoctrinar, pa poder generar y justificar todo esa violenta represión.
Por ejemplo, de los que se dice fueron “los primeros” asesinos en serie (hare y burke, 2 buscavidas que vendían cadáveres recién asesinados a anatomistas) sabemos todas sus macabras peripecias porque uno de ellos escribió su autobiografía desde la cárcel. Todas estas historias tienen algo en común, la historia está contada desde su perspectiva, de hombre blanco, inquisidor, torturador, asesino. El padre de la ginecología moderna no se corta ni un pelo, cuenta con lujo de detalles todo lo que hizo. Entonces cuando yo empecé a ver eso, y que de repente tenía a Falopio, Bartolino y un montón de nombres de hombrecitos que encarnaban y venían de esta lógica de ciencia patriarcal, decidir sobre los cuerpos ajenos así a sangre y despiadada, no pude dejar de pensar en lo retorcido y atroz que era. Tenía que renombrar mi cuerpa¹, decidí que no iba a cargar más la historia violenta con este infame homenaje de esos personajes que encima estaban en todos los libros de historia, que tienen estatuas en las universidades, hospitales, que están en todas partes!! y encima están colonizando mi cuerpo! NO, basta.

Entonces el tema de renombrar la anatomía es un tema de memoria, y de reconocimiento histórico, es un reconocimiento político que atraviesa el tiempo. El lenguaje, las palabras, la forma en que nombramos, es importante. Como por ejemplo nos reapropiamos de los insultos dirigidos a nosotres, maracas, marikas, desviadas, monstruas, etc. Como una palabra en verdad puede generar muerte, puede generar destrucción, estigma o puede generar adoración, reconocimiento, fortaleza, identidad.
Ser conscientes de cómo nombramos las cosas, de donde vienen esas denominaciones, por ejemplo en este caso DEJAR DE NOMBRAR a la glándula como Skene porfavor!!, que encima es la próstata! Llamémosla por lo que es una próstata o glándula de Anarcha si necesitan un epónimo, y a quitar a bartolino de nuestras glándulas de lubricación, que son eso, glándulas de lubricación, o quizás invocar a Lucy y Betsy para cerrar el conjuro, porque pa mi esto es es como un hechizo. De aquí surge lo que derivó en la propuesta “AnarchaGland” o también “AnarchaGLAM”, porque es “un glamour”, un hechizo según el Malleus Malleficarum, ahí aparece una frase que escribieron estos inquisidores estúpidos que dice que las brujas tenían el poder del glamour para hacer desaparecer a los hombres² HAHAHAHAHA! Entonces las brujas tienen ese poder.


Luego mirando la etimología de glamour, encontré que tiene la misma raíz que gramática, y quede loca! o sea, en el fondo pues el poder de las brujas era el poder del conocimiento, porque eso era lo que eran, cuerpas sabias, que conocían de plantas y sus propiedades y poderes, sabían sanarse, conocían su cuerpa y por eso eran peligrosas. Tenían un conocimiento tal que fue arrebatado por el poder a través de la iglesia y de quienes leían esos libros como la biblia. De hecho agarraron ese conocimiento y lo encerraron entre cuatro paredes y empezaron a armar las universidades. Por ejemplo se dice que Paracelso se apropio de los escritos de las brujas y luego los destruyo. Lo que hasta el día de hoy seria la inquisición farmacrática (como la llama jonathan ott) las grandes multinacionales que y farmacéuticas que patentan y se apropian de la medicina ancestral, que patentan y se apropian de las semillas, que persiguen, desaparecen y matan a les activistas medioambientales, a las comunidades originarias, todas estas practicas herederas de la inquisición corporal, del genocidio y femicidio de la época.

Me gusta mucho la etimología, desglosar y desmenuzar las palabras, más que el tema de las definiciones como el diccionario (la maldita RAE!), es interesante y fascinante des.componer las partes que conforman cada palabra, porque viene cargada de su contexto. Encuentras mucha historia solo desarmando una sola célula de vocabulario, me encanta.
Entonces renombrar y decir Anarcha, Lucy y Betsy para mi es un hechizo, es un “glamour”, retomar la historia de las cuerpas que realmente formaron la medicina o el conocimiento medico, es honrarlas, invocarlas, encarnarlas, “Memory is more indelible than ink.” –Anita Loos.

 

— El circuito de conocimiento legitimado suele pasar justamente por esos espacios donde no sólo que rinden homenaje a estos personajes macabros, sino que también siguen funcionando bajo las lógicas de dominación del conocimiento que sigue reproduciendo las violencias y otredades. Pero como dice Klau, hay también esos otros conocimientos, que han tenido siempre sus propias lógicas y maneras de compartirse. En la página de Hackteria sobre el proyecto de AnarchaGLAM este hechizo, este gesto de renombrar, es llamado como lenguas orgíasticas. Le pregunto a Klau, sobre cómo este renombrar también produce otra agencia sobre el placer. —

Klau:

Claro, el tema de placer es importantísimo, tanto que cuando conocí quien era Skene, el ginecólogo que puso su nombre a la glándula eyaculatoria, cuando vi su careto, de repente estaba masturbándome o estaba culiando y se me aparecía la cara del señor!! era horrible! Un corta morbo vomitivo, y de repente me empecé a sentir mal, y ahí pensé: “tengo que hacer algo” mi vida sexual no puede llevar esta cara jajaja. Entonces ese algo fue darle la vuelta y cambiar el nombre para sacarlo fuera, exorcizarlo, y que este acto poético como lo llamas tu, fuera eso, una lengua orgiástica, porque es mi placer, mi cuerpa, mis fluidos, MI orgasmo, No de esas personas fantasmagoricas de un pasado vetusto y violento. Encima quieren y siempre han querido negar esa parte, la placentera, negar y volverlo solamente algo reproductivo porque todos esos hombres generaron todo ese conocimiento para esto: Para poder trabajar el tema reproductivo de la mujer o de lo femenino o de ciertos órganos, feminizarlos de una manera útil para reproducción, para la normalización, para el binarismo.

— Antes de la entrevista, uno de los temas que había pensado que no quería evitar era el del archivo. En esa travesía por links que ofrecen los proyectos de Klau, me daba siempre la sensación de haber encontrado tesoros cuando llegaba a alguna página llena de archivos, imágenes, o referencias.  La investigación médica siempre me pareció un campo inaccesible, y suelo dar por sentado lo que me dicen que es mejor, o la manera en que me explican sobre mi propio funcionamiento. Le pregunto cómo piensa a su archivo, y cómo hace para poder hacer circular la información en otros espacios. —

Klau:

El archivo que fui creando se volvió obsesión, quería entender qué estaba pasando, me parecía tan bizarra historia y tan terrible que cuándo empiezas a rascar una cosa empieza a aparecer un montón de otras historias de mas y mas información nefasta, fue un efecto dominó, porque me estaba poniendo mala leer tantas historias espantosas. Entonces decidí abrir lo que fui acumulando para mi, organizar y compartir todo lo que estaba absorbiendo,  fue un ejercicio terapéutico importante. Al principio no sabia muy bien como hacerlo, como empezar, así que comencé usando lo que conocía, la red social We Rise Up, que es la red más antigua que uso perteneciente al colectivo anarquista riseup, fue todo un reto pensar como organizar todo, por ejemplo los papers que estaba leyendo los organice en esta red. Inicie una web en hotglue.me, en tumblr, pinterest, youtube, twiter, vimeo jajaja empecé a usarlo todo. Incluso me metí al fachabook solo por esto. De alguna manera me plantee organizar la información según todos los lenguajes que esas plataformas me ofrecían de manera complementaria. Ahora, el tema del archivo y de compartir la documentación y los procesos pa mí es algo fundamental, de hecho es muy importante la influencia de todo el movimiento de cultura libre, de la cultura hacker, del software libre y toda la filosofía que hay detrás, que es poner todo en común, abierto a participar y editar, a colaborar. Todo accesible para que se puedan modificar de una manera conjunta y que no se generen espacios de poder, de comercialización o de secretismo, que en el fondo que eso también pasa mucho en los contextos universitarios y académicos. El conocimiento está ahí pero se queda como encriptado dentro de los lenguajes de la academia, dentro de las plataformas de papers que requieren de “pertenecía” para acceder a ellos, y encima conocimientos que no siempre salen fuera de las cuatro paredes universitaria y los guetos de doctorados ilegibles, solamente emergen cuando las personas que habitan ese interior son permeables, sensibles, conectadas a las realidades de sus entornos y comprometidas con el activismo o a otro tipo de lenguajes y lo pueden mover, trasladar y traducir para volverlo bien común. Esto también pasa con la ciencia por ejemplo. En este sentido pienso el archivo como una herramienta abierta para nuevas interpretaciones y mutaciones, como un “tesoro” que crece porque todes pueden contribuir y hacerlo mas rico.

 

— ¿Cómo te relacionas con la metodología para que sea situada, local, o que responda a las necesidades específicas de las personas? La ciencia patriarcal siempre está reclamando ser universal, y en ese proceso ocurren muchas violencias. ¿Cómo te acercas tú a la ciencia? —

Klau:

Y bueno de como hacerlo circular a otros espacios, creo que mas que pensar de que otra manera se puede mover, es desglosarla, utilizando el lenguaje que hablábamos al principio, de abrir las cosas, descuartizarlas (en lenguaje anatomista pero sin sadismo) para crear otros engendros posibles (muy frankenstain pero sin experimentación necromántica) para construir nuevas configuraciones. Por ejemplo, para no repetir la experiencia con el ginecólogo, no solo fue necesario leer y estudiar sobre herbolaria y gine natural, también fue necesario entender las tecnologías de laboratorio y diagnosis que hay detrás. Entenderlas, porque no estamos hablando de generar diagnósticos, entender que son cosas que se relacionan porque las une el cuerpo y que juntas potencian la autonomía. De hecho es aquí cuando emerge la idea de Gynepunk.

La motivación era saber cómo acercarse a eso, y la forma era haciendo esta especie de ingeniería inversa, o ir abriendo la caja negra de la ciencia, de poder ver cómo funciona esa estructura y sus códigos para entender su lenguaje y poder comunicarnos desde ahí. O al menos saber qué está pasando!!, y poder tomar un poco mas de agencia directa en los procesos médicos que tenemos que vivir y las interacciones que puedan surgir con les profesionales de salud con los que te involucras de manera voluntaria o no. Algo sencillo, solo poder entender, porque a veces te hablan con lenguaje técnico y no les interesa explicarte, y en general, crean esa relación de “soy el experto y tu no” o como hacen los ginecologOs “soy el experto en tu cuerpo y lo que tu sientes o experimentas no vale”. Y te despegan de tu cuerpo a través de todas estas cosas. Entonces es de-construirla un poco, de mirarle las entrañas, de ver cómo funciona y a partir de ahí no solo comprender, si no que actuar e influir en ello. Es como cuando abres un aparato (una lampara, un motor, una computadora) y vas viendo su mundo interior, sus componentes, y al entender la ves diferente (así se debieron sentir los anatomistas Pero mal!). Incluso puedes ver cómo se puede aplicar a otra cosa que las cosas no tienen UN solo tipo de uso que son mas versátiles de lo que nos hacen creer, es abrir los procesos en vez de cerrarlos para poder dar paso a que una persona con su propia curiosidad, con su propia inteligencia, forma de conectar, con su sensibilidad y motivación llegue a un lugar para lo que no estaba pensada esa herramienta. El simple hecho de abrirla es algo, porque si está siempre cerrada se seguirá usando y pensando de la misma manera.

En este sentido una de las motivaciones de gynepunk como laboratorio practico, es crear y pensar tanto herramientas metodológicas como como hacer un microscopio, una centrífuga, una incubadora, usar técnicas mas analógicas pero efectivas, y entender esos procesos para que se abriera la posibilidad fractal, simultanea y transfronteriza de que se armen laboratorios en donde el germen brote con gente que tenga realmente una necesidad por conocimiento más específico, aplicado y transdisciplinar.

— ¿Las tecnologías oscurecen la información? —

Klau:

Mas que la tecnología en si, el capitalismo neoliberal y su forma de producción de tecnologías. Y se me viene a la mente Faraday, un entusiasta científico que estudió todo por su cuenta, un autodidacta, escribió un tratado completo solamente observando una vela. De esa minuciosa observación y de poder jugar con ese elemento emergen un montón de principios de física y química. La ciencia es en si misma experimentación, ensayo error, pruebas, curiosidad y un tipo de creatividad disciplinada creo yo. Lo que creo que pasa es que cuando se llega a un resultado eficiente que confirma algo o que produce el efecto o tarea deseada, ese resultado se extrapola del lugar de experimentación, se mejora, se estandariza y poco a poco se va cerrando hasta que se vuelve algo como impensable, o que no se entiende e incluso se fosiliza.

Es como volver a esa como curiosidad del principio y de observación y de poder mirar algo sencillo, que parece sencillo pero que en el fondo quizás es la base de un montón de otras cosas que ya son más complejas. Es también ir sacando filtros de mirada pa poder encontrar la partícula mas simple o el mecanismo más sencillo para poder empezar a trabajar desde ahí.

— Klau habla de curiosidad, y recuerdo esos momentos de hacer clicks en su página web, de sentir que estoy descubriendo algo. Sin duda lo hacía con emoción. Y justamente parte de su trabajo ha sido justamente eso, construir maneras más cautivadoras para acercarnos desde ese impulso curioso que no piensa necesariamente en los resultados reconocibles, si no solamente en el proceso emocionante de la investigación. Esto me hace pensar en todas las veces que he querido saber cosas y que ese conocimiento no se ha transformado en algo tangible. La sensación de que no ha servido para nada, o que debía llevarme a algún lugar. Ojalá pudiera despojarme de esa sensación. Ojalá pueda seguir teniendo la oportunidad de esos momentos en que todo lo que motiva es la curiosidad. —

Klau:

Ya es muy fuerte por como funciona todo, el contexto en que estamos, las convenciones y exigencias sociales y económicas, no tenemos tiempo de estar curioseando TODO lo que nos afecta o interesa porque hay que trabajar, hay que sobrevivir, poner la energía en otros lados. Además hay un montón de cosas que de alguna manera están hechas para que tu delegues cosas súper importantes para ti y pa tu comunidad como la alimentación y la salud o incluso las comunicaciones, cosas que están totalmente relacionadas, el sistema logra externalizarlas fuera de nosotres, se vuelve un producto consumible del que somos dependientes para que tu puedas producir para otros, una neurosis, un perversión del sistema.

Pero es ahí donde hay que picar, es esa curiosidad corporal lo que de alguna manera hay que remover y activar, porque solo tenemos un cuerpo, una sola cuerpa (amo decir cuerpaaaaaaaaaa). Si no, se siguen perpetuando estas cadenas de violencia médica, corporal, relacional, psíquica, seguimos dependiendo de los productos industriales de higiene, de los grandes supermercados, etc, de mordor al fin y al cabo. Por esto es la idea de volverlo público todo, para que sea mas fácil entrar, para poder acceder sin tener que volver a empezar. También de alguna manera yo lo practico a través de talleres, para mí lo más importante es situarse, o sea situarse con las personas , las cuerpas (disidentes, trans, mujeres), con todas las criaturas que necesiten de este espacio y quieran participar estas dinámicas de intercambio, de traspaso de experiencias, de abrirse a la experimentación, de tejer entendimiento y de cómo poder escapar, evitar y enfrentar todas estas situaciones de violencia que se viven, como en este caso en torno a la salud, la medicina y todas sus disciplinas.

— Ahora que hablamos sobre situarse le recuerdo a Klau que quería conversar sobre su camino geográfico personal. Klau es chilena pero vivió muchísimos años en España y ahora está de vuelta viviendo en América Latina. Le pregunto entonces, cómo ha sido ese proceso de regresar a América Latina y entender su trabajo desde este contexto. —

Klau:

Todo esto que te cuento, la mayoría de la trayectoria el proyecto nació y se gestó en esos 13 años en los que viví en Espein, fue creado ahí circunstancialmente pero en base a mis necesidades inmediatas y vitales. Soy consciente de lo privilegiada que he sido y a pesar que no ha sido un camino de rosas jajaj bueno igual por las espinas, este recorrido, esta vuelta personal, es super importante pa mí .

Ahora, una de las razones por las que dejé Europa es porque estaba bastante cansada de ciertos “activismos”, o ciertas políticas de comunidad, de ciertos colectivos, de ciertos espacios donde yo sentía que había mucho rollo de burbuja, sobre todo relacionado a la euroblanquitud.  Quieras o no, dentro de todo, es “primer mundo”, entonces hay necesidades y prioridades muy diferentes que en el momento en que hay que posicionarse mucha gente se acomoda en la comodidad del pliegue de su pasaporte. De hecho me quedé sin papeles, después de 13 años!!! me quedé ilegal de nuevo, no era la primera vez que me pasaba, la burrocracia del reino es quijotesca y grotesca,  y ya no estaba dispuesta a seguir jugando a su origami. Un colectivo/comunidad en especial en donde viví nada menos que 7 años me dio la espalda, no me dio el apoyo que necesitaba, se portaron como el orto, ni se inmutaron ante la posibilidad de la ilegalidad que me acechaba, siendo que una acción organizada por ellos fue parte de las causantes de esta situación. Entonces me enrabié muchisisísimo, porque por mas que se diga que hay complicidades políticas, se llenen la boca con identidades políticas,  cuando hay momentos tan definitivos como quedarte ilegal en un país/continente, la gente que está en un lugar de mas privilegios no lo ve, no apoya y ni le importa. Entonces sí que para mí esta vuelta a Latinoamérica, era muy necesaria, porque yo quería salir de esa burbuja llamada primer mundo, quería sentirme más viva, o más conectada con necesidades que activan movimientos y dinámicas que me parecen mas reales, arraigadas, no se,  algo que como sudaca que soy se me hacia mas familiar.

Y pa mí seguir trabajando desde aquí me está dando mucha perspectiva y siento que hay un feedback mucho más potente, porque hay un vinculo que no es postureo, por ejemplo en algún lugar de Europa te pueden llamar para hacer talleres, pero por ejemplo en casi todos los países donde voy se puede abortar. Esto no quita que existe una conciencia política desde la autogestión porque en las Europas sí que hay un movimiento por eso, o una forma de hacer desde ahí, desde las okupas por ejemplo o la peña migra. Pero aquí hay una necesidad muy diferente, y aquí hay un movimiento muy importante de personas, colectivas y comunidades que están trabajando por la independencia y autonomía de la salud, los derechos de la salud trans, las trabajadoras sexuales, el movimiento por el aborto libre y gratuito, hay una historia potente en este territorio.

Las brigadas de salud,  es decir la consulta médica desde una manera mucho más en la trinchera, poniendo la cuerpa por delante con una necesidad mucho más brutal, y también más interconectada y para mí esa vuelta aquí, ese situarme aquí está siendo muy rico, lo necesitaba y me voy a quedar a este lado del charco.

— La conversación con Klau me deja con ganas de saber más. Pero ya se que tengo aún en mi computadora, archivos y libros para seguir leyendo. Tengo además red de links. Pero antes de despedirnos le pregunto sobre el futuro, sobre dónde le llevan a ella sus nuevas curiosidades: ¿Y ahora tus proyectos? ¿Qué tienes ganas de hacer? —

Klau:

Tengo muchas ganas de volver a armar un laboratorio estable, dentro de lo que cabe, o sea un lugar de trabajo base, porque yo sigo siendo migrante e intrinsicamente nómade, aunque digo estable en el sentido de generar una infraestructura que pueda ser útil para más personas, para colectivas. No solo tener la capacidad de llevarlo de un lado a otro, o que lo puedas intentar replicar (que todo esto tb) sino que abrir una experiencia física con continuidad a montón de gente y conectar saberes de colectivas, porque estos últimos años de itinerancia de los talleres he conocido a muchas colectivas que están iniciando procesos de generar sus propias brigadas de salud, o sus clínicas autogestionadas, entonces estoy maquinando cómo poder ofrecer y conectar esta idea con lo que de alguna manera ya vengo haciendo, o en torno a esto. Me gustaría mucho poder re-activar un laboratorio con todas los herramientas con las que alguna vez empecé a trabajar en gynepunk pero que por diferentes razones opte por mantenerlo simple y accesible, pero también poder aplicar todo lo que he aprendido al trabajar directamente con comunidades de base, con necesidades urgentes, desde la precariedad, no desde el laboratorio del centro de arte, ni de entornos privilegiados, o sea replantear la estructura misma del lab móbil o baúl hereje de salud gynepunk por ejemplo. Además me encuentro en un proto estado de desarrollo de una web para organizar todo este archivo flotante en algo mas practico y focalizado, pero pa eso paciencia. Hay un libro en proceso tb pero de eso no diré mas hasta que de una vez por todas logre concretarlo. Por otra parte, y mas en plan divagante ludica, hace tiempo que tengo en la cabeza poder hacer un cómic. Comencé el guión hace un par de años, pero está paradísimo, un cómic de ciencia ficción sobre todas las historias de estas cuerpas en sus propios planetas y galaxias, en donde ellas son divas guerreras y que va a destruir a los molestos hombrecitos que las han colonizado en el pasado, hombrecitos que viven en un planeta que no es su cuerpo y que se parecen todos a golum apuntando con su dedito su “precious” esperando ponerle una patética banderita con sus caras jajaja….bueno a ver, seria divertido!


[1] Renombrar es crear narrativas, herramientas de auto-suficiencia, recuperar el poder de sanarnos, recuperar el sentido de seguridad basado en el pasado, en la historia silenciada, en las prácticas absorbidas, ocultas. Revitalización cultural efectiva. Decolonizar es nuestro derecho a disentir, como un acto de autopreservación.
[2] El Malleus Maleficarum (1486) tiene la pregunta “Si las brujas pueden por algún glamour cambiar a los hombres en bestias” como su décima pregunta en la primera parte. Heinrich Kramer y Jakob Sprenger, los co-autores del libro, ofrecen argumentos sobre el asunto planteado por Santo Tomás en el Segundo Libro de Sentencias, VIII, donde discute “si los demonios pueden afectar los sentidos corporales por la ilusión de un glamour”. Allan Ramsay, en el glosario de sus poemas (1721) dice, “Glamour: Cuando los demonios, magos o malabaristas engañan a la vista, se dice que lanzan glamour a los ojos del espectador.”
Licencia de Creative Commons

Mapa del sitio - Estamos en Facebook // Instagram // Vimeo //                      © Rengelismo